El crimen de Alcasser

07.04.2011 00:00

Picassent, madrugada del 13 de noviembre de 1992.

Tres amigas adolescentes, Miriam, Desirée y Toñi se dirigen a la discoteca Color´s. Han llegado haciendo autostop puesto que son de una localidad cercana, Alcasser. El padre de Miriam no ha podido llevarles porque está en casa con gripe pero eso no impide a las muchachas ir a la discoteca. Les dicen a sus padres que van a ver a una amiga enferma, Esther y consta que así fue como también que un conocido del pueblo les llevó a la gasolinera de Picassent, alguien que iba acompañado de su novia pero que según declararon ambos a la Guardia Civil no llevaron a las niñas hasta la discoteca porque el vehículo derramaba combustible por lo que les dejaron en la gasolinera para así dirigirse ellos a un taller. La discoteca se encuentra en las afueras de la población por lo que hacen de nuevo autostop y un coche blanco sin puertas traseras les recoge, según una testigo, la señora Badal, si bien parece que luego aseguraría que el vehículo tenía cuatro puertas.

Cuando dice sin puertas traseras no se refiere a que siendo de cuatro o cinco puertas le falten las dos de atrás sino a que es un vehículo “tres puertas”, precisamente como el SEAT RONDA de Antonio Anglés (a nombre de Miguel Ricart aunque el conductor habitual era Anglés), el principal sospechoso, que además, según el hijo de los dueños de un restaurante al que Anglés y su compinche Ricart iban a menudo, su vehículo era de color blanco.

Según María Dolores Badal, en el vehículo iban cuatro personas cuando en el sumario se dijo que solo iban Anglés y Ricart y ya se ha dicho que en principio no tenía claro si el vehículo era de tres o cuatro puertas.

El testimonio sobre si llegaron a entrar en la discoteca es contradictorio ya que según unos supuestos testigos se les vio tomando copas (aparecieron diferentes testimonios, muchos de ellos falsos) y según otros no llegaron a verles pero todo indica que los asesinos, fueran quienes fuesen, las condujeron a una caseta en la Partida de la Romana, cerca de la presa de Tous, a unos treinta kilómetros de Alcasser; veremos más adelante como cabe la posibilidad de que asesinaran a las adolescentes en otro lugar.

También existen testimonios de amigas que aseguran que las tres chicas no eran íntimas, como se llegó a decir, sino que fueron a ver a su amiga enferma y después a una fiesta de su instituto a la discoteca mencionada pero no era habitual en ellas salir juntas, dato importante porque pudiera ser que alguna de ellas conociera a uno de los asesinos.

La hora a la que marcharon al local era las 20:15.

Los padres, al ver que sus hijas se retrasaban comenzaron la búsqueda, llamando a sus amistades y cogiendo sus vehículos para ir a Picassent, a la discoteca y alrededores. Desesperados se lo comunican a la Guardia Civil.

Comienza la investigación.

Leer más


Licencia Creative Commons
RED SAFE WORLD por RSW se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.